Denuncian brotes racistas en el Agra tras la aparición de pintadas xenófobas

Llenaron de amenazas un edificio de Alcalde Lens donde residen 12 familias extranjeras y 4 españolas.

Fuente: La Voz de Galicia. Alberto Mahía. A Coruña. 19/10/2010

El barrio coruñés más multicultural se está manchando con pintadas que insultan a los extranjeros. Desde hace semanas, vecinos de la zona se encuentran con unos insultos en las paredes que nunca habían visto.

Algunos son amenazantes, otros hirientes o injuriosos. Por eso quieren acabar con estos incipientes brotes de raíz, «ahora que es pronto», dice María de los Llanos, esposa de un ciudadano senegalés que cada vez que sube a casa por las escaleras tiene que pasar junto a una pintada contra él porque es negro. Muy cerca de la casa de este hombre hay otros escritos racistas. En papeleras, contenedores, escaparates o bancos.

La policía llama a la calma. Una cosa es que haya pintadas, que lo saben, pero desde el cuartel de la policía municipal también dejan claro que «en los últimos meses no se han producido episodios xenófobos en el Agra. Ni uno. Tampoco tiene constancia del más mínimo altercado el presidente de la asociación de vecinos, Francisco Graña, que presume de la diversidad cultural del barrio, así como de la «buena convivencia». De esa tolerancia tienen parte de culpa las campañas contra el racismo que se organizan desde el colectivo vecinal, que la que hace unas semanas se celebró en la Sagrada Familia.

Ejemplo de tolerancia

Francisco Graña maldice las pintadas que están apareciendo en un barrio «que es ejemplo de tolerancia y diversidad». En el Agra se saben objetivo de los racistas «porque es donde mejor y más pueden pescar los de extrema derecha». El representante vecinal asume el problema y dice que hay que atacarlo ya, «sin más dilación». Vivir en una zona que en los últimos años ha cuadruplicado el número de inmigrantes «supone la aparición de pequeños grupos xenófobos que ven en el odio a lo extranjero un pozo en el que ganar votos». Pero lo tienen mal los que piensen que en este barrio va a calar el racismo, avisa Francisco Graña.

Para hacerse una idea de la multiculturalidad del Agra basta con llamar a un timbre del número 28 de Alcalde Lens y preguntar cuántas lenguas se hablan ahí. Brasileños, ecuatorianos, chilenos, senegaleses y españoles residen en sus doce viviendas. Nunca han tenido problemas entre ellos. Ni siquiera las pintadas racistas aparecidas la semana pasada en las escaleras enturbiaron la relación. No tienen la menor idea de quién pudo haber escrito con el mismo rotulador azul e idéntica caligrafía insultos y amenazas a los extranjeros -por cierto, palabra que el racista escribe a veces con ge.

Desde el colectivo de comerciantes de la calle Barcelona también se sale en defensa de los inmigrantes. «Este barrio es ejemplo de convivencia y hemos de denunciar la aparición de cualquier pintada ofensiva hacia nuestros vecinos», entiende el hostelero Carlos García. También quieren decirle un par de cosas a aquellos que juntan las palabras emigración y delincuencia. Primero, que en el Agra «los que más roban son los de aquí, los que se juntan en las Conchiñas o toxicómanos que atracan en la zona para ir a comprar a Penamoa». Y segundo, que tal y como la policía les confirmó, «por cada diez delitos que se cometen en el barrio, puede que solo en uno esté detrás un inmigrante».

Deixar unha resposta

introduce os teu datos ou preme nunha das iconas:

Logotipo de WordPress.com

Estás a comentar desde a túa conta de WordPress.com. Sair / Cambiar )

Twitter picture

Estás a comentar desde a túa conta de Twitter. Sair / Cambiar )

Facebook photo

Estás a comentar desde a túa conta de Facebook. Sair / Cambiar )

Google+ photo

Estás a comentar desde a túa conta de Google+. Sair / Cambiar )

Conectando a %s