“La situación de los inmigrantes en los CIEs pide una solución”

Fuente: Diario de Cádiz

Carta del obispo diocesano Rafael Zornoza con motivo de la Jornada del Emigrante y Refugiado

EMILIO LÓPEZ CÁDIZ | ACTUALIZADO 19.01.2014 – 01:00

“Haciendo un mundo mejor” es el título de la carta del obispo de la diócesis de Cádiz y Ceuta, Rafael Zornoza, con motivo de la Jornada Mundial del Emigrante y Refugiado 2014, en la que invita a los cristianos a poner la mirada en una situación social marcada por la “globalización de la indiferencia”.

El prelado diocesano afirma que todavía están recientes en la memoria los tristes acontecimiento sucedidos el pasado año en la isla de Lampedusa, “testigo de la muerte de miles de inmigrantes desesperados por salir de la miseria y la violencia”, y cita también la homilía que el pasado mes de julio pronunció en la misma el Papa Francisco, que dijo que “la cultura que nos lleva a pensar en nosotros mismos , nos hace insensibles a los gritos de los demás, nos hace vivir en burbujas de jabón, que son hermosas, pero no son nada, son la ilusión de la vanidad, lo temporal, la indiferencia hacia los demás”. 

Asimismo monseñor Zornoza afirma que “bajo el nombre de ‘inmigrante ilegal’ se esconde una indiferencia terribles, como sino fuese con nosotros, como si en realidad su situación legal les hiciese menos dignos que cualquiera de nosotros”.

Igualmente alude a que: “La situación de los indocumentados se convierte en una excusa que permite admitir un trato de desigualdad. Me refiero a los contactos ‘ilegales’ en el campo, en el servicio doméstico, etc. que consideran ‘normal’ un trato vejatorio y discriminador de estas personas. La lacra del ‘trabajo esclavo’ no puede persistir más en nuestra sociedad”.

Luego destaca que “el paso del Estrecho es nuestro Lampedusa” y añade que lo saben muy bien en Algeciras, en Tarifa, en Bolonia, en Barbate y en toda la costa fronteriza, sin olvidar la ciudad de Ceuta, para resaltar que “No podemos mirar hacia otro lado. Con el Papa Francisco tenemos que pedir a Dios ‘la gracia de llorar por nuestra indiferencia, la crueldad que hay en el mundo”.

Después alude a los Centros de Internamiento de Extranjeros (CIEs) de Algeciras y Tarifa sobre los que dice que :”Allí se encuentran estos inmigrantes, pobres supervivientes sin nada más que su vida rescatada de mil desdichas. Son indocumentados, no delincuentes, pero la gente no distingue tanto, porque están ‘presos’, en una situación jurídica extraña que pide a voces una solución”.

En cuanto a los voluntarios, sacerdotes y otras personas que ayudan a los inmigrantes, tras indicar que nunca olvidarán esa caridad anónima, “ya que en sus rostros encontraron la ternura de Dios y la respuesta a sus angustiadas oraciones”, asegura después que: “Hay también una globalización silenciosa de la caridad y hay miles de personas que se preocupan de la suerte de sus hermanos. Porque, junto a las trágicas muertes en el mar, conviven con nosotros quienes acogen a los vivos y entierran a los muertos y rezan por ellos, cuantos comparten su aflicción y les ayudan con sus bienes”.

Finalmente el obispo diocesano dice a los propios inmigrantes les que “sois un regalo para nosotros, no lo dudéis”, y añade que “nos ayudáis con vuestra fortaleza y vuestra fe, aportáis a nuestras celebraciones calor y alegría, la vida espiritual que traéis de vuestras tierras y que os ha dado fuerza para superar tantas adversidades”.

Deixar unha resposta

introduce os teu datos ou preme nunha das iconas:

Logotipo de WordPress.com

Estás a comentar desde a túa conta de WordPress.com. Sair / Cambiar )

Twitter picture

Estás a comentar desde a túa conta de Twitter. Sair / Cambiar )

Facebook photo

Estás a comentar desde a túa conta de Facebook. Sair / Cambiar )

Google+ photo

Estás a comentar desde a túa conta de Google+. Sair / Cambiar )

Conectando a %s