Todos somos inmigrantes

Fuente: Público

Miguel Fernández

Un falso debate/problema parece querer utilizarse de nuevo en Europa para justificar las políticas migratorias restrictivas y de limitación de derechos de las personas inmigrantes. Acoger a personas refugiadas implicaría así ser más contundente aún (resulta difícil imaginar cómo) con las personas inmigrantes actualmente residentes en Europa, especialmente con las que se encuentran en situación de irregularidad administrativa.

Es falso en primer lugar, porque parece que no estamos dispuestos a acoger al número de personas que se decía en un principio, pero las políticas aun más fuertemente restrictivas ya se está poniendo en marcha en diferentes países europeos, incluso ya están limitando los derechos a las personas residentes en cuanto al acceso a las prestaciones públicas-, como los que pretende establecer Cameron en el Reino Unido para las personas extranjeras de la UE, pobres, allí residentes. Por otro lado, parece complicado pensar en actuaciones más contundentes contra las personas en situación de irregularidad administrativa: persecución policial organizada, redadas, internamiento en CIEs, vuelos de deportación masivos, privación del derecho a la salud, ingentes e inabordables tramitaciones administrativas para poder regularizar la situación, el trabajo “obligado” en la economía sumergida como única alternativa de supervivencia, etc.

Pero la principal y más peligrosa de las falsedades es la de relacionar estas dos realidades que son completamente diferentes. El derecho al refugio y al asilo político en caso de guerra y/o persecución, que compromete de forma grave la vida de las personas, es un derecho humano fundamental, que además recogen normalmente las Constituciones de la mayor parte de los países europeos. Aquí no hay debate posible, tenemos que acoger a las personas, de acuerdo con la legislación internacional y con las mismas legislaciones nacionales. Eso sucede con la inmensa mayoría de las personas que deambulan, de forma vergonzosa y vergonzante para todos/as nosotros/as, en estos momentos por muchos países europeos.

Ese es un tema derivado en buena medida además de las interesadas intervenciones de los países occidentales en conflictos civiles de determinados países o territorios. Como apunta Nair, es una cuestión coyuntural que debemos resolver ahora de forma digna e inteligente, ya que de otra manera sería imposible. Sin embargo, el acuerdo firmado entre la UE y Turquía, que permite las deportaciones masivas de personas y el cierre de fronteras de la UE para que Turquía se ocupe, en campos de concentración, de estas personas a cambio de muchas concesiones económicas y seguramente de muchos otros tipos para ese país, es cuanto menos, el peor camino elegido.

Desde hace bastantes años en Galicia, en el Foro Galego de Inmigración hemos intentado defender los derechos de las personas inmigrantes residentes en nuestro país. Aquí sí que queremos y podemos proponer alternativas que consideramos interesantes. Asimismo, la derogación de la actual Ley de Extranjería española y de la de los otros países de la UE -algunas aun más restrictivas-, deben sustituirse por una nueva legislación que sin pretensión de exhaustividad, debe al menos:

  • Facilitar las formas razonables de entrada regular en el Estado español. Impedir la persecución del colectivo inmigrante con la despenalización de las situaciones de irregularidad, que deben ser consideradas como meras sanciones administrativas. Garantizar y flexibilizar los requisitos para que, con facilidad, se pueda restablecer la regularidad administrativa en los casos de pérdida de las autorizaciones .
  • Garantizar que las personas inmigrantes residentes, regulares administrativamente o no, puedan acceder en condiciones de igualdad a los derechos ciudadanos básicos: educativos, sociales o sanitarios. Debe derogarse el Decreto del 14 de Abril de 2012 que amputó el derecho a la salud de las personas inmigrantes. En este tema, además no sirven los apaños que anuncian o implantan en los últimos meses algunos gobiernos autonómicos, como del PP. Hay que restituir el derecho a una sanidad pública y universal. Deben también eliminarse las limitaciones para el acceso a las prestaciones sociales, especialmente a las rentas mínimas.
  • Otros cambios legislativos deben recoger el derecho de voto de este colectivo, cuestión fundamental para participar de forma activa en nuestras sociedades. Por último, retirar los nuevos e impresentables obstáculos que se han puesto para el acceso a la nacionalidad española de las personas extranjeras residentes.

En definitiva, como decimos siempre en el Foro, Todas las personas somos, fuimos o podemos ser inmigrantes, y como personas siempre debemos tener garantizado el acceso a nuestros derechos. Ese es el camino, el único camino realista y en realidad posible, para las políticas migratorias en el Estado español y en la UE, y como no, es el camino para abordar la realidad actual de las personas refugiadas en Europa.

 

 

Deixar unha resposta

introduce os teu datos ou preme nunha das iconas:

Logotipo de WordPress.com

Estás a comentar desde a túa conta de WordPress.com. Sair / Cambiar )

Twitter picture

Estás a comentar desde a túa conta de Twitter. Sair / Cambiar )

Facebook photo

Estás a comentar desde a túa conta de Facebook. Sair / Cambiar )

Google+ photo

Estás a comentar desde a túa conta de Google+. Sair / Cambiar )

Conectando a %s